La experiencia de usuario de las fuerzas comerciales en movilidad

Los días son cada vez más largos y empieza a hacer calor de verdad. Un hombre alto y fibroso, de unos cincuenta años, está sentado en el banco del pequeño parque a escasos cien metros de un gran hospital madrileño. Es casi la hora de comer. Se ha quitado la americana, que descansa sobre sus rodillas, y a sus pies ha dejado su maletín de comercial. Extrañamente tiene levantada su tableta hacia el cielo azul sostenida por su mano izquierda, mientras con la derecha pasa rápidamente las páginas de una presentación de productos de su empresa. Continúa leyendo La experiencia de usuario de las fuerzas comerciales en movilidad