Social Business

El Social Business en el contexto de la Tercera Plataforma

Directivos de todo tipo de organizaciones, públicas y privadas, están ya acostumbrados y son conocedores del concepto acuñado por IDC denominado “Tercera Plataforma”, y que se refiere a un nuevo estadio en la evolución tecnológica que experimentarán las empresas en los próximos años (que ya están, de hecho, experimentando) y que se cimenta sobre el auge de cuatro tendencias: movilidad, cloud computing, medios sociales y big data.

[Post originalmente publicado en el Blog innovacionactiva de Informática El Corte Inglés]

Este mismo concepto se corresponde con el “Nexo de Fuerzas” de Gartner. Según este analista, el nexo de fuerzas es la convergencia y el refuerzo mutuo entre lo social, la movilidad, la nube y los patrones de información, nexo que puede conducir a nuevos escenarios de negocio.

Lo que está claro es que este nuevo paradigma no lleva por sí mismo a la aparición espontánea de oportunidades para las organizaciones, sino que estas deben ser cultivadas en un contexto de innovación en el que los elementos clave, que ya están ahí, deben ser sabiamente mezclados en casos de uso concretos, que deben ser testados, entendidos sus posibles retornos, y servir de input para la toma de decisiones en relación con la ejecución de nuevos proyectos. Estos deben der alineados con la totalidad de la organización mientras dure su implementación, medidos sus resultados, y por último emplear la información derivada de esta monitorización para realimentar los proyectos iniciados.

El Social Business puede ser entendido como el conjunto de actividades de la organización que usa el software social y las redes sociales internas y externas para permitir conexiones mutuas más eficientes y efectivas entre personas, información y procesos. Estas conexiones pueden propiciar decisiones de negocio, acciones y resultados en diferentes partes de la compañía en ese contexto de Tercera Plataforma que muchas organizaciones están tomando ya como paradigma de evolución para los próximos años.

Y así el Social Business puede ser el enfoque clave para buscar una convergencia entre las capacidades de colaboración social de la organización (con sus propios empleados o funcionarios, clientes y ciudadanos, proveedores y otros stakeholders)los datos y la información que se generan en su senoy los procesos de negocio que la configuran y conforman su naturaleza y objeto.

Cuando confluyen adecuadamente estas líneas de actividad aparentemente independientes (datos e información, colaboración entre personas y procesos de negocio), pueden transformar la forma en que la organización interactúa con sus empleados, partners y clientes. Ya no se trata sólo de optimizar la comunicación y la colaboración entre los recursos clave de la empresa por una parte, y de perseguir maximizar los rendimientos de los procesos por otra, sino de buscar una coherencia entre todas ellas, o más aún, una sinergia que redunde en beneficios aún más globales.

Esta transformación puede ser lograda facilitando a los participantes la forma en que se conectan y colaboran entre ellos, produciendo y consumiendo contenido, productos o servicios en el contexto de un proceso de negocio concreto, creando un contexto enriquecedor para generar rendimientos de forma más eficiente.

Casos de uso óptimos para comenzar a trabajar en esta línea pueden ser la atención al cliente (o su hermano mayor, la Experiencia de Cliente o Customer Experience), la creación y gestión de contenidos, la coordinación de empleados y proyectos internos, la gestión del conocimiento, la co-creación de productos y servicios entre la organización y sus clientes finales, la localización de expertos en el seno de la empresa, la mejora de procesos de marketing en un medio online cada vez más social… Es muy variada la tipología de proyectos que puede ser objeto de esta aproximación que supone el Social Business a una mejora de los rendimientos de la organización que aprovechen las nuevas herramientas que ahora tiene a su disposición:big datacloud y movilidad, entre otras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *