shutterstock_85029424

El m-commerce como motor de crecimiento del e-commerce

Unos días antes del inicio del Mobile World Congress en Barcelona, PayPal ha publicado datos muy interesantes sobre el comercio electrónico móvil, o m-commerce, en un ambicioso estudio encargado a la consultora Ipsos que abarca 22 países, incluyendo España. No es una sorpresa conocer por el estudio que el crecimiento medio anual de operaciones de comercio electrónico a través de unsmartphone en nuestro país supera ampliamente a la mayoría de los países europeos, incluyendo Reino Unido y Alemania, así como a Estados Unidos. Lo que realmente llama la atención es saber que el comercio electrónico móvil está creciendo en todo el mundo tres veces más que el comercio electrónico no móvil: la tasa de crecimiento anual esperada para el m-commerce es del 42%, frente al 13 previsto para el e-commerce.

[Post originalmente publicado en el Blog innovacionactiva de Informática El Corte Inglés]

 

Y en la misma semana, Boston Consulting Group ha presentado el informe “The Mobile Internet Economy in Europe” en el que asegura que el internet móvil generó unos ingresos de 90.000 millones de euros en 2013 y ha creado 250.000 puestos de trabajo sólo en Alemania, España, Francia, Italia y Reino Unido. Ahora bien, esa cifra incluye no sólo el m-commerce, sino también el gasto realizado por los europeos en smartphones, tabletas, planes de datos, aplicaciones y contenidos digitales. Pero esto nos da una idea del momento dulce que la movilidad está atravesando. En España los ingresos generados por el internet móvil ascienden a 12.000 millones, un 1,12% del PIB.

Si nos fijamos entonces únicamente en el comercio electrónico móvil, 2013 fue el año del despegue real del m-commerce: alcanzó la cifra de 20.000 millones de euros (de esa cifra de 90.000 millones), yrepresentó un 13% del total de comercio electrónico mundial, considerando esta cantidad consumos de contenido e información digitales junto a compra de productos físicos.

Ahora bien, una cosa son las cifras de negocio, y otra muy distinta lapercepción que tienen las personas realmente del comercio electrónico a través de un smartphone.

En efecto, el primer estudio citado presentado por PayPal hace hincapié en el hecho de que solamente el 34% de los usuarios en España había realizado algún tipo de transacción económicaempleando su terminal móvil en los 12 meses anteriores. Evidentemente, dadas las cifras globales del m-commerce, esto sólo puede interpretarse como un enorme espacio al crecimiento del mismo, pero debemos analizar las principales barreras que todavía hoy encuentran las personas a realizar compras mediante su smartphone: de las personas que no han empleado el móvil para comprar productos, el 39% señalan que prefieren el uso de un PC para comprar online, el 34% indican que la pantalla de su móvil es demasiado pequeña para que la experiencia les resulte cómoda, y el 24% declara no haber siquiera pensado en emplear su teléfono para comprar.

Ahora bien, el smartphone se ha mostrado una poderosa herramienta complementaria al comercio electrónico, aun cuando haya todavía una mayoría de personas que no lo empleen directamente para comprar: en nuestro país, el 37% de los encuestados declaró haber utilizado su móvil para buscar información sobre productos, el 30% para localizar o encontrar información sobre las tiendas y el 25% para leer opiniones de otros usuarios de un producto en el que estaban interesados. E incluso un 17% manifestó haber usado su smartphone para comparar precios mientras realizaba sus compras en la tienda física.

Y si nos preguntamos por la contrapartida al m-commerce en la forma de la publicidad móvil, el gasto mundial por este concepto alcanzó los 18.000 millones de dólares en 2014 según Boston Consulting Group,y esa partida superará los 41.000 millones en 2017. Esto es unindicador real del interés que tiene para las empresas el estar presentes en la navegación que los usuarios realizan con sus terminales inteligentes.

Está claro a estas alturas que el comercio electrónico móvil debe ser ya considerado como una pieza clave de la estrategia de comercialización de los servicios y productos de nuestras empresas. Pero la realidad es que aún es muy pequeño el porcentaje de ellas que tienen adaptadas sus plataformas de comercio electrónico a esta nueva forma de comprar, o que disponen de aplicaciones móviles enfocadas al m-commerce. Porque la clave para conseguir que nuestros clientes se decidan a adquirir nuestros productos en movilidad (esto es, desde cualquier lugar y en cualquier momento) es, esencialmente, una cuestión de experiencia de usuario perfectamente diseñada y adaptada a este contexto restrictivo como lo es la pantalla de unsmartphone.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *