Qué significará el Apple Watch en el mercado corporativo de los wearables

La reciente presentación del Apple Watch ha supuesto, como en otras ocasiones en las que está involucrado un producto de Apple, mucho ruido mediático y una inmediata repercusión en las ventas de la empresa californiana. Se estima, según las fuentes más conservadoras, en 20 millones de unidades las que pueden llegar a ser vendidas en el año 2015, logrando posicionar de esta forma al Apple Watch como líder del mercado de los denominados smartwatches (relojes inteligentes), dispositivos móviles que se engloban en el concepto más amplio de wearable (para llevar puesto). Continúa leyendo Qué significará el Apple Watch en el mercado corporativo de los wearables

Posibles usos de dispositivos wearables en la organización

Recientemente se ha celebrado en la sede del ICEMD de Madrid la primera conferencia española sobre tecnologías wearables, es decir, sobre el empleo de dispositivos electrónicos que es posible vestir o llevar puestos, con especial foco en los usos corporativos y no tanto en la disponibilidad de los mismos por el consumidor final y sus usos relacionados con el entretenimiento o el cuidado de la salud personal. Continúa leyendo Posibles usos de dispositivos wearables en la organización

Thermal Touch: Una interfaz térmica para wearables

Metaio, una empresa alemana, ha presentado una tecnología que combina la realidad aumentada con imágenes térmicas para convertir cualquier superficie en una pantalla táctil. Aunque los prototipos actuales, como pueden verse en el vídeo de este post, están construidos empleando una tableta, la “visión” de Metaio es incluir su tecnología en wereables más ligeras como unas smart glasses. La idea, por supuesto, es combinar la realidad aumentada percibida por la persona que usa las gafas inteligentes con la capacidad del sistema de Metaio de “leer” la huela térmica de los dedos que tocan cualquier superficie, como mesas, papel, paredes, u otros objetos cotidianos.

Esta propuesta nos acerca un paso más a la visión de Donald Norman en su obra “El ordenador invisible“.