Evitar la decepción digital

En una era de acceso inmediato a los servicios digitales promovida por los dispositivos personales como smartphones, tabletas y smartwatches, y a la espera del advenimiento de la auténtica internet de las cosas en las que cualquier objeto cotidiano, desde nuestra ropa y accesorios (como unas gafas) hasta cualquier superficie o cachivache de nuestro hogar o entorno de trabajo nos ofrezcan permanentemente información y servicios digitales contextuales, el usuario imagina por su cuenta servicios y funcionalidades en el medio digital en relación con una marca, aplicación o producto y, si no los encuentra tal y como los desea o necesita, se decepciona. Y esto trae serias consecuencias para el supuesto autor de tal dejadez digital: la empresa (u organismo público) que no es capaz de transformarse para satisfacer los deseos de sus clientes (o ciudadanos). Continúa leyendo Evitar la decepción digital